Bienvenidos
SIG + Ciencias Sociales + Internet.

 

Como resultado de la II Reunión de Historiadores y Etnohistoriadores del CIESAS, los días 4, 5 y 6 de septiembre 2013, en el CIESAS...

Leer más...
Mapoteca digital
Una razón más para visitarnos
Adquisiciones bibliotecarias
AntropoSIG y el CIESAS a través de la Biblioteca Ángel Palerm, ponen a disposición del público un acervo especializado en cartografía, SIG y ciencias sociales ¡conócelo!
Recursos SIG y enlaces a servicios web de mapeo.
Un mundo de información a tu alcance.

Actividades de la Cátedra de Geografía Humana Elisée Reclus en 2018. Seminario “La producción del espacio urbano y la reproducción social”

Valeria C. de Pina Ravest

 

 

 

Entre los días 12 y 15 de noviembre de 2018 se llevó a cabo el seminario La producción del espacio urbano y la reproducción social a cargo de la Dra. Ana Fani Alessandri Carlos, geógrafa brasileña adscrita al Departamento de Geografía de la Universidad de São Paulo. Se impartió en el Instituto Mora en el marco de la Cátedra de Geografía Humana Elisée Reclus. Cada sesión se desarrolló con una temática específica: 1) La producción social del espacio, 2) El espacio abstracto, 3) La producción del espacio en el proceso de acumulación capitalista a partir de la industrialización en el siglo XX, 4) El espacio, la ciudad y lo cotidiano en el siglo XXI. Reproducción del espacio urbano.

En la Cátedra participan investigadores del Instituto Mora, CIESAS, Centro Geo y el Colegio de Michoacán. Eulalia Ribera Carbó explicó que este esfuerzo tiene una trayectoria de veinte años y presenta dos eventos cada año. Iniciativa académica conjunta inaugurada en 1997, fue bautizada con el nombre de una de las figuras más representativas de la geografía francesa y universal del siglo XIX, Elisée Reclus, que además de científico tenía una práctica política comprometida. Desde el ideario del comunismo libertario apeló por una geografía inspirada en los anhelos de justicia social y por un proceso basado en relaciones armónicas y solidarias entre las sociedades humanas y la naturaleza. Debido a su postura política, la figura del geógrafo ácrata ha sido silenciada durante décadas en las academias de geografía, más en la década de los sesenta fue revalorada por Yves Lacoste y Béatrice Giblin, los cuales estudiaron los aportes de Reclus a las ciencias de la tierra y la geografía humana. Mientras en Francia no existe escuela, biblioteca, revista, aula o cátedra que haga homenaje al geógrafo, en México sigue viva esta iniciativa académica que para esta ocasión invitó a la geógrafa brasileña.

 

 

Elisée Reclus fotografiado por Gaspar-Félix Nadar (ca. 1900)

 

En la primera sesión, La producción social del espacio, se explicó que el espacio tiene una triple dimensión: es condición, medio y producto de la producción social. Además, es inmanente a la producción de la civilización y producto de la sociedad que crea el mundo a su imagen y semejanza. La geógrafa brasileña propone el método dialéctico como camino para pensar lo urbano, sus desafíos, interacciones e inversiones, para advertir los conflictos que se presentan en la práctica. Expuso que, desde esta perspectiva metodológica, el concepto de producción es fundamental e implica partir de una concepción del mundo como obra humana, a la vez que explica cómo el ser humano se crea y produce a sí mismo. Aunado a ello, está la producción de mercancías: como obra y producto, acción y objeto. Existe también un proceso de producción del espacio, y más específicamente de la ciudad.

Se aclaró que entender a la ciudad como sujeto en acción, parte de que el sujeto es la sociedad de clase, por ello, los proyectos desplegados en la ciudad, son proyectos de clase. Otro problema central es el de la localización o locus de la producción social del espacio, que puede advertirse en la ubicación de los procesos productivos. La práctica urbana puede localizarse como producción y reproducción social del espacio, pletórica de contenidos sociales que le dan una forma específica a la ciudad, una morfología (formas, paisajes). Forma que encierra contenidos que muchas veces no son perceptibles a simple vista. La dialéctica de las formas nos podría ayudar a descifrar los contenidos sociales de las formas urbanas.

La geógrafa brasileña sintetizó esto con el libro de Jörg Müller, La Pelle mécanique ou La Mutation d'une ville. A través de una serie de imágenes se invitó a pensar la metamorfosis de la ciudad como una serie histórica de transmutación de las formas urbanas, lo cual permite construir una visión sintética de un fragmento espacial y advierte tres dimensiones relevantes para entender la ciudad: a) el cuerpo, b) el uso del espacio, c) la producción de lugares. En las imágenes se percibían cambios en el uso de los lugares, de sus funciones y de las acciones de las personas. De este modo, el desarrollo de los procesos urbanos se va configurando como una metáfora de la ausencia del cuerpo en la ciudad.

La relación espacio-tiempo constituyó una reflexión transversal a las cuatro sesiones, se habló de su indisociabilidad, el espacio se realiza en un determinado tiempo y viceversa. Se parte entonces de que las prácticas espaciales son más bien espacio-temporales. En el sentido de la producción como obra, se puede decir que la ciudad es obra, creación, poética. Está impresa de sentido y cuando éste aflora, la vida tiene un marcaje y la memoria es capaz de reconstruir aquello que se presenta como episódico y disgregado. Como lo relata Ítalo Calvino parafraseado por Alessandri, “la ciudad contiene su pasado, el cual está escrito en las calles”, “todas las futuras ciudades, están contenidas en la presente”, es decir, el presente de la ciudad contiene el pasado y el futuro.

El espacio público adquiere cardinal importancia desde este sentido, se expuso la dialéctica entre espacio público (exterior) y espacio privado (interior), entre el dentro y fuera. La relación de los cuerpos en espacios diferenciados en sus usos y modos de apropiación. El espacio público habla de la idea de realización del hombre en la ciudad, tiene una posición de centralidad, contiene y sintetiza el proyecto civilizatorio. A través del vínculo cuerpo-espacio público, se dota de sentido a la vida en la ciudad. El sentido de lo público tiene que ver con la decisión del futuro común y de la centralidad de los lugares de reunión.

Habitar es la apropiación de los lugares a partir de la casa, las pequeñas historias del dentro y su articulación con los fueras, los lugares de lo común. Habitar es el dentro y fuera al mismo tiempo, el centro geométrico del mundo, su punto de fijación, satisface necesidades para la reproducción de la vida, conjuga condiciones escalares, decodifica los umbrales, entra en shock. El habitar transita entre los espacios concretos del mundo objetivo y los del mundo de las percepciones-afectivas, construye los significados profundos.

Aquí se encuentra disponible la grabación de la Sesión 1.

En la segunda sesión, El espacio abstracto, se tomó como punto de referencia el momento histórico donde la abstracción se presenta como realidad, a fines del siglo XIX y comienzos del XX con el periodo conocido como modernidad. En ésta las formas tienden a perder sus contenidos y sentidos sociales. Es un periodo de ruptura, donde se dan cambios profundos en los procesos de producción del espacio, Lefebvre planteará que este proceso comienza aproximadamente en 1910. Pero, ¿cómo pensar este proceso en el tiempo? Los movimientos sucedidos no son lineales, se presentan como momentos discontinuos, la modernidad transita espacios y tiempos de manera discontinua. Alessandri designará a este proceso como “explosión de referenciales”.

La sesión se articuló como collage de ejemplos de rupturas, abstracciones y de lo que representó la modernidad en diversas esferas de la vida social, especialmente en el arte. El espacio abstracto se puede relacionar con la literatura, la pintura, la música o la escultura. La geografía vista desde el arte nos permite pensar lo impensable: a) el mundo de los sueños, de los sentimientos y las emociones; b) anticipar los fenómenos que vamos a vivir, dar una visión de futuro.

Es fundamental para el acto de producción del espacio, agregar los contenidos de lo no racional, esencial en la apropiación y uso de los lugares. La producción del espacio deviene poética, entendida como creatividad. El capitalismo al imponer una producción y reproducción del espacio fragmentó su apropiación, desgarró la vida creativa. La modernidad se presenta como producto de esta fragmentación, su tiempo es el de la velocidad, la fluidez y la alternancia; su espacio el de lo efímero. Henri Lefebvre plantea en su libro El fin de la historia que el tiempo del Estado domina la vida y llena los espacios, éste es el momento transhistórico donde se rompen los referenciales que sostienen a la vida y se muestra como transmutaciones en los espacio-tiempos. Eso es la metrópolis, una polifonía de tiempos y espacios que se fractalizan y empiezan a ser dominados por el capital y el Estado.

A través de varios ejemplos en la música, la pintura y la literatura se habla del proceso de extrañamiento que precede a la construcción de las ciudades por el auge industrial y bajo la egida del modernismo. Existe un desencuentro, se implantan nuevas determinaciones espacio-temporales dominadas por la velocidad, los tiempos se acumulan en las formas, se inaugura el espacio ciudadano más que como un lugar de la libertad como una imposición de normatividades. Las artes y la ciudad adquieren morfologías cambiantes. El extrañamiento se presenta como crisis en el seno de la producción del espacio. La ciudad se concibe como lo opuesto al sujeto. En el tiempo se manifiesta el poder, se aceleran las formas y hay una destrucción de referencias urbanas. La ciudad se convierte en el espacio y tiempo de las mercancías, cambia la totalidad social. Se impone la racionalidad de la reproducción del poder económico. La ciudad es la ausencia, lo discontinuo, lo disonante, lo simultáneo, lo diferencial. Estas contradicciones no llegan por el sentido de la vista, sino por el pensamiento abstracto. Por ello, la Crítica a la economía política de Marx, como movimiento dialéctico que va de las formas a los contenidos, puede ser una buena entrada para entender lo expuesto líneas arriba.

Aquí se encuentra disponible la grabación de la Sesión 2.

En la sesión tres, La producción del espacio en el proceso de acumulación capitalista a partir de la industrialización en el siglo XX, se habló del ciclo de producción del capital donde todo se produce bajo la lógica de la mercancía. A partir del siglo XX, uno de los ejes de mayor importancia de acumulación es precisamente la producción del espacio y éste también se produce como mercancía.

Aunque el espacio es social e histórico (contempla el sentido de la vida) y además es producto, con la hegemonía del capitalismo financiero se mercantiliza aún más. La riqueza está vinculada hoy en día con la propiedad privada del espacio, lo cual funda las desigualdades sociales y crea espacios diferenciados. La propiedad privada es la base de la sociedad capitalista y ésta define el rumbo de la producción urbana. En la ciudad se viabilizan los procesos productivos y por lo tanto los procesos de valorización. La mano de obra (consumidores) es la base social en la que el ciclo del capital puede ocurrir. De esta forma, la ciudad es una de las concentraciones más importantes de mano de obra y partir de ahí se puede hablar de la división espacializada de la división internacional del trabajo.

La Dra. Alessandri planteó que en la actualidad el espacio se comporta como una fuerza productiva, la compresión espacio-temporal lo facilita pues aumenta la velocidad y la rotación del ciclo, se extienden los espacios de distribución y acrecientan los consumidores. También existe una contradicción de la doble determinación del trabajo: valor de uso (productor de objetos para satisfacer las necesidades del hombre) y valor de cambio (productor de la plusvalía). La mercancía incluye las dos, pero se realiza en el valor de cambio. Se propone pensar a la ciudad como una contradicción entre los valores de uso y los valores de cambio y su relación con los intereses de clase. Los empresarios ven a la ciudad como realización de sus ganancias, como valor de cambio. Los ciudadanos ven a la ciudad como valor de uso. La ciudad tiene un papel estratégico para la acumulación de capital. Se ve a la ciudad como mercancía en dos sentidos: como producción de la vivienda (mercado inmobiliario) y como producción de la propia ciudad (trabajo acumulado), ello da como resultado una morfología socialmente diferenciada.

La producción del espacio en el capitalismo es total, más hay una apropiación privada del mismo. Cuando la industria acumula dinero que no puede invertir en la misma industria (fordismo), el capital transita a otras esferas de la producción (principalmente los servicios) y es aquí que la producción del espacio es central. La producción del espacio urbano es parte de la acumulación del capital y entonces toda la ciudad se aprecia como mercancía y la producción de parcelas, como nuevo momento de acumulación. Entonces se vende la ciudad y las políticas públicas “planean” a la ciudad en función de los procesos acumulativos. Así, la ciudad es lugar-negocio de consumo programado. En la producción de la ciudad se impone el valor de cambio, por ejemplo, la “venta” de espacios históricos-culturales, la construcción de condominios en las periferias, la verticalización del núcleo histórico, la revitalización de zonas degradas (circuitos de revaloraización). Para que el capital financiero se realice debe haber nuevas actividades que requieren edificios y vialidades articulados a modo de “ejes empresariales”, dando una nueva centralidad y jerarquización de la ciudad. Para ello es necesario eliminar las poblaciones a través de políticas públicas, se elaboran leyes que les quitan el suelo. En la ciudad industrial existían espacios de consumo, en la ciudad financiera, consumo de espacios. Entonces se da un movimiento de la producción del espacio a la reproducción del espacio. Es decir, se da un proceso de crecimiento sin desarrollo, procesos que se dan contra la sociedad. El Estado colabora a la acumulación a través de las políticas públicas.

Con la reproducción del espacio comienza otro ciclo, se construye y edifica en espacios ya construidos, se da este movimiento de la producción a la reproducción. Se busca la homogeneidad, se expulsan a los pobres pues no pueden pagar la tierra, existe una negación de derechos, existe una centralidad de la propiedad privada del suelo urbano. En la ciudad hay un proceso simultáneo de producción/reproducción del espacio.

La grabación de la Sesión 3 se encuentra disponible aquí

La sesión cuatro, El espacio, la ciudad y lo cotidiano en el siglo XXI, estuvo guiada por la contradicción fundamental de que la producción del espacio de la ciudad es un proceso social, pero la apropiación es privada. Debido a que la sociedad es una sociedad de clases y los valores de uso y de cambio están totalmente dislocados, la ciudad se convierte en el medio para la realización del valor, se conquista el espacio por medio del capital. Entre la década de los ochenta y noventa, comienza el proceso de reproducción del espacio con las políticas públicas de renovación. El capital fijo de lo inmobiliario se dinamiza a través de la compra y venta del espacio, se dan así rupturas en el plan de producción del espacio. Existe una alianza entre las inmobiliarias y los gobiernos municipales. El capital financiero se realiza por medio del proceso de reproducción del espacio. Pero se sigue viendo al espacio como mercancía y a través de ello se da la gestión del suelo urbano.

Así, el habitar (valor de uso) se confronta con el hábitat (valor de cambio). El espacio concentra entonces el sentido y contenido de lo humano, pero también el sentido y contenido de las contradicciones del capitalismo. El espacio de la vida cotidiana establece la escala del acontecer, la escala global se concretiza en lo local, en la vida y lo cotidiano. Se da una fragmentación de la ciudad, pero también de la vida y del individuo, se presentan formas de segregación, espacios separados y funcionalizados, delimitados por el capital. En lo cotidiano el tiempo y espacio se presentan como crisis y contradicciones, así los movimientos y luchas sociales se presentan como la conciencia de la sociedad, sus demandas ayudan a comprender los elementos de las crisis. Este proceso afecta las representaciones que tenemos de la vida en ciudad, signos y significados han sido impuestos por el consumo de mercancías. Lo cotidiano es un marco simbólico que representa fragmentaciones y barreras marcadas por objetos. Se llevan a cabo relaciones sociales fugaces y efímeras. Los objetos “hablan por nosotros”, se automatiza a los sujetos como objetos.

Henri Lefebvre habla de lo cotidiano desde la perspectiva de que todos tenemos una vida cotidiana, como vida de creación, donde tenemos momentos de ocio. Otros momentos son los del trabajo y la circulación. Pero todos los momentos de la vida cotidiana están cooptados por las relaciones capitalistas, lo cotidiano reúne todos los tiempos y espacios. Hay una invasión del mundo de las mercancías en los espacios privados y de ocio, por ejemplo, en el consumo de los paquetes turísticos. Todos los momentos de la vida están permeados por la lógica de la mercancía como una estrategia de la reproducción del capital para contrarrestar la baja de la ganancia. Así Lefebvre delinea lo cotidiano como la sociedad burocrática de consumo dirigido.

Pero existe una contradicción en este proceso, pues habitar nos relaciona a unos con otros. De ahí surgen los extrañamientos que serán fundamento de los residuos. Los discursos ideológicos del capitalismo instaurado en lo cotidiano tienen que ver con “la calidad de vida”, “lo ecológico”, “la sustentabilidad”; estos son, a grandes rasgos, los paradigmas del estructuralismo. 

Lo cotidiano no coincide con la realidad, pero también en él se da el lado creativo y subjetivo que escapa del mundo de la mercancía, contempla el futuro como proyecto utópico. En lo cotidiano surgen los residuos, lo que escapa al mundo de la mercancía, donde se da la historia consciente colectiva, donde surge el deseo, donde se da el conflicto entre lo racional y lo irracional, donde florecen las emociones y los afectos. El “derecho a la ciudad” surge del residuo, donde el uso del espacio también se plantea como un derecho al tiempo, muchas veces éste se reduce a la “justicia espacial”: derecho a la vivienda, a la salud, a la educación, etc. Se transforma en una especie de pliego petitorio de políticas públicas. Mas el proyecto planteado por Lefebvre se refiere al derecho de construir otra ciudad, el derecho a la vida, a concebir al espacio como poética, como la posibilidad de creación de nuevos sentidos, donde exista una inversión entre el hábitat y el habitar.

La grabación de la Sesión 4 se encuentra disponible aquí.

 

 

Trayectoria espacio-temporal de las investigaciones de CIESAS, 1973-2017

El Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), es una institución pública con arraigo regional. A lo largo de sus cuarenta y cinco años de existencia, se ha consolidado como un centro de investigación y formación en antropología social, historia, etnohistoria, lingüística, sociología, geografía, ciencia política y otras ciencias sociales afines.

 

El CIESAS inició sus actividades de investigación en Tlalpan, Ciudad de México, en 1973. Diez años después se fundó la segunda de las siete sedes que lo integran actualmente, ubicadas en diversos estados del país, con la finalidad de promover la investigación regional. Los mapas presentados a continuación develan el incremento de las investigaciones de carácter regional vinculadas a la fundación de las diversas unidades y cómo ello ha contribuido a ampliar el radio de estudios de localidades, municipios, regiones y estados de nuestro país, e incluso se hace referencia sobre los proyectos binacionales, transnacionales, de otros países y estudios de carácter teórico.

 

Los mapas se realizaron a partir de una base de datos que recopila los informes de los investigadores adscritos a las diversas sedes hasta el año de 2017, proporcionados por la Coordinación de Investigación de CIESAS (CORINVES). La cartografía obtenida es demostrativa de la ampliación del radio de las investigaciones a partir de la fundación de las unidades regionales; sin embargo, debemos aclarar algunas dificultades en el tratamiento de los datos para su representación espacial.

 

La primera dificultad parte de que los datos se toman de los reportes de las investigaciones terminadas por cada investigador o grupo de investigadores que estuvieron a cargo de cada proyecto. Existen proyectos individuales, aunque en su mayoría son colectivos, por lo que un mismo proyecto está reportado por todos los investigadores que participaron en él, por ello la cifra de proyectos terminados puede variar. La segunda dificultad se presenta al percatarnos de que diversos investigadores han cambiado de unidad de adscripción una o varias veces; por ello, se tomó la decisión de partir de la adscripción vigente de cada investigador al año 2017. De esta forma, todos los proyectos reportados por cada investigador se adjudican a dicha unidad, aunque uno o más de los proyectos en los que participó se pudieron haber desarrollado en otra sede. Así, el mapa de cada unidad se titulará “Proyectos terminados por los investigadores adscritos a la Unidad…”. La tercera dificultad hace referencia a la espacialidad de cada proyecto terminado, pues en algunos casos no conocemos con precisión la escala, ubicación o localización de los estudios, lo cual afecta en la representación espacial de los proyectos terminados por los investigadores del CIESAS. 

 

Queda pendiente para el futuro la generación de cartografía donde el criterio político-administrativo contemporáneo no sea el prioritario, y se puedan apreciar las investigaciones agrupadas por criterios regionales histórico-culturales (por ejemplo, las investigaciones realizadas en la Mixteca, en la Huasteca, etc.).

NOTA: con click derecho, pueden abrir los mapas en una pestaña nueva para agradarlos y verlos en detalle.

 

 

Mapa 1. Proyectos terminados por los investigadores del CIESAS 1973-2017

 

Desde su fundación en septiembre de 1973, como Centro de Investigaciones Superiores del INAH (CIS-INAH) posteriormente CIESAS, a 2017, se han concluido 1,251 proyectos de investigación, los cuales han sido realizados de forma colectiva en su mayoría. De ellos, 78.5% se desarrollaron en distintos estados del país de acuerdo con la densidad que muestra el mapa; 13.5% se desarrollaron en la región transfronteriza México-Estado Unidos, 1% en Europa, 1% en otros espacios de América Latina, 1% se desarrollaron en Asia, 0.5% en la región transfronteriza México-Guatemala y 4% fueron de carácter teórico.

 

Mapa 2. Proyectos terminados por los investigadores adscritos a la Unidad Ciudad de México en 2017

 

Se considera 1973 como el año de fundación del CIESAS, pero también de la Unidad Ciudad de México. Los investigadores adscritos a esta unidad han concluido 1142 proyectos sobre los estados referidos en el mapa y con la densidad representada. De los proyectos, 116 son estudios generales sobre el territorio nacional, 9 analizaron la región transfronteriza México–Estados Unidos, 2 la México–Guatemala, 5 se desarrollaron de diversos países de América Latina, 9 sobre Europa, 1 de Japón y 34 fueron de carácter teórico o sin referencia espacial específica.

 

 

 

Mapa 3. Proyectos terminados por los investigadores adscritos a la Unidad Golfo en 2017

  

La Unidad Golfo se fundó en 1982, en Xalapa, Veracruz. Hasta 2017, los investigadores adscritos a ella han concluido un total de 274 proyectos sobre los estados referidos en el mapa y con la densidad representada. Del total, 5 proyectos abarcaron de forma general el territorio nacional y 3 estudiaron otros países.

 

 

Mapa 4. Proyectos terminados por los investigadores adscritos a la Unidad Sureste en 2017

  

En 1984 inició sus actividades, en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, lo que posteriormente sería la Unidad Sureste, la cual a partir de 1990 se estableció en San Cristóbal de las Casas, en el mismo estado. Hasta 2017, los investigadores adscritos a esta sede han concluido un total de 153 proyectos sobre los estados referidos en el mapa y con la densidad representada. De los proyectos, 5 abarcaron de forma general la República Mexicana, 3 se desarrollaron sobre la región transfronteriza México-Guatemala y 2 de Europa. 

 

 

Mapa 5. Proyectos terminados por los investigadores adscritos a la Unidad Peninsular en 2017

 

En 1984 inició el Programa Chetumal, Quintana Roo, que dio lugar a la creación del Programa Peninsular en 2001 y que se convertiría en la Unidad Peninsular en 2007, en Mérida, Yucatán. Hasta 2017, los investigadores adscritos a esta unidad han concluido un total de 185 proyectos sobre los estados referidos en el mapa y con la densidad representada. Del total de proyectos reportados por los investigadores, 2 abarcaron el territorio nacional de forma general y 1 la región transfronteriza México–Guatemala.

 

 

Mapa 6. Proyectos terminados por los investigadores adscritos a la Unidad Occidente en 2017

  

En 1987 se inauguró la Unidad Occidente en la ciudad de Guadalajara, Jalisco. Hasta 2017, los investigadores adscritos a esta unidad han concluido un total de 397 proyectos sobre los estados referidos en el mapa y con la densidad representada. De ellos, 33 abarcaron el territorio nacional de forma general, 7 la región transfronteriza México–Estados Unidos, 2 se desarrollaron sobre diversos países de América Latina, 1 de Europa y 14 fueron de carácter teórico.

 

 

Mapa 7. Proyectos terminados por los investigadores adscritos a la Unidad Pacífico Sur en 2017

 

La Unidad Pacífico Sur fue fundada en 1988 en la ciudad de Oaxaca, Oaxaca. Hasta 2017, los investigadores adscritos a ella han concluido un total de 167 proyectos sobre los estados referidos en el mapa y con la densidad representada; de éstos, 6 abarcaron el territorio mexicano de forma amplia y 1 Guatemala.

 

Mapa 8. Proyectos terminados por los investigadores adscritos a la Unidad Noreste en 2017

 

En 1997 comenzó el Programa Noreste en Saltillo, Coahuila, que desde 2005 se mudó a Monterrey, Nuevo León, donde se constituiría como Unidad Noreste. Hasta 2017, los investigadores adscritos a esta unidad han concluido un total de 34 proyectos sobre los estados referidos en el mapa y con la densidad representada. De los proyectos, 3 abarcaron la frontera norte de México y sur de Estados Unidos y 1 fue de carácter teórico.

  

Bulmaro Sánchez Sandoval

Marta Martín Gabaldón

Valeria de Pina Ravest

Carlos Mendoza Rivas

La plataforma Nunaliit llega a México

Nunaliit es una plataforma que pretende facilitar contar historias y resaltar las relaciones entre distintas formas de información procedentes de variadas fuentes, usando los mapas para conectar e interactuar con los datos. Su nombre procede de su primer contexto de aplicación: la preservación del patrimonio lingüístico y cultural de la población inuit del territorio de Nunavut, en el norte de Canadá.

Esta iniciativa nació de un proyecto de investigación multidisciplinar liderado por el Dr. Fraser Taylor, profesor en el departamento de Geografía y Estudios Ambientales y director del Centro de Investigación en Geomática y Cartografía de la Universidad Carleton en Ottawa, Canadá. La próxima semana, gracias a la coordinación de la Dra. Margarita Parás y a los esfuerzos conjuntos de CentroGeo y CIESAS, se impartirá un taller teórico-práctico de entrenamiento en cibercartografía y uso de la plataforma destinado a estudiantes, investigadores y técnicos, el cual permita utilizar esta metodología en proyectos de investigación que involucren la preservación del conocimiento indígena y su intercambio efectivo entre comunidades y el mundo académico. En breve esperamos compartir más datos acerca de esta iniciativa.

NOTA: EL CUPO EN EL TALLER SE ENCUENTRA YA COMPLETO, pero se planea la apertura de otras ediciones en fechas próximas. 

 

 

Talleres sobre la plataforma Nunaliit desarrollados en febrero de 2018 en México

Nunaliit es una plataforma virtual multimedia que pretende facilitar contar historias y resaltar las relaciones entre distintas formas de información procedentes de variadas fuentes, usando los mapas para conectar e interactuar con los datos. Su nombre procede de su primer contexto de aplicación: la preservación del patrimonio lingüístico y cultural de la población inuit del territorio de Nunavut, en el norte de Canadá.

Esta iniciativa nació de un proyecto de investigación multidisciplinar liderado por el Dr. Fraser Taylor, profesor en el departamento de Geografía y Estudios Ambientales y director del Centro de Investigación en Geomática y Cartografía (GCRC) de la Universidad Carleton en Ottawa, Canadá. Su transferencia a México ha sido posible gracias a la financiación emitida por el Social Sciences and Humanities Research Council a través de las Parnership Development Grants gestionadas por el GCRC de la Universidad Carleton.

Desde comienzos de la década del 2000, el concepto de cibercartografía desarrollado por Taylor –nuevo paradigma multisensorial, multimedia e interactivo de la cartografía en la era de la información– cobró fuerza y permitió desarrollar iniciativas novedosas y fructíferas como la plataforma Nunaliit. Ésta se ha enfocado en recoger datos que no habían sido mapeados con anterioridad, lo que ha dado como resultado “mapas hablados” que reflejan la geografía y nombres de lugares en lenguas originarias, así como las rutas usadas tradicionalmente por los pueblos inuit que habitan el norte de Canadá. 

En febrero del 2018, se impartieron talleres teórico-prácticos en CIESAS y CentroGeo en la Ciudad de México y otro en Ensenada (Baja California), coordinado por la Dra. Margarita Parás (CentroGeo), con la colaboración de Martín Domínguez, estudiante de doctorado en Antropología (CIESAS), Bulmaro Sánchez y Marta Martín, técnicos del Laboratorio de Sistemas de Información Geográfica “AntropoSIG” (CIESAS). Los integrantes del Centro de Investigación en Geomática y Cartografía de la Universidad de Carleton, Amos Hayes, Kumiko Murasugi y Jaqueline Chapman, acudieron con el objetivo de transferir el conocimiento acerca de la metodología de la Cibercartografía y de la plataforma  Nunaliit a estudiantes, investigadores y pueblos indígenas. Su aplicación pretende ir encaminada al desarrollo de proyectos de investigación sobre el conocimiento indígena a partir de los saberes e intereses construidos en conjunto con la comunidad.

Al taller en la Ciudad de México, desarrollado los días 12 y 13, asistieron estudiantes e investigadores de diversas instituciones, entre ellas, además de CIESAS y CentroGeo, la ENAH y la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. Durante el mismo se explicó qué es la plataforma Nunaliit y se mostraron algunos ejemplos de su aplicación a través de diversos atlas (marco multimedia y multisensorial enmarcado en un espacio geográfico específico, al servicio de necesidades concretas de las comunidades). Finalmente, se tuvo una sesión práctica donde se aprendieron los fundamentos básicos para la elaboración de un atlas con esta plataforma. 

El sábado 17 y el domingo 18 se impartió el taller en la ciudad de Ensenada en las instalaciones del Caracol Museo de Ciencias, organizado e instrumentado por el personal de la ONG Terra Peninsular. Los asistentes a este taller fueron los miembros de las comunidades indígenas Pa Ipai y Kumeyaay de Baja California, procedentes de los pueblos de Santa Catarina, Juntas de Nejí y San José de la Zorra. Asistieron también miembros de Terra Peninsular y profesores y estudiantes de la Universidad Autónoma de Baja California. Esta actividad tuvo un carácter algo distinto a la llevada a cabo en la Ciudad de México. Las comunidades comenzaron planteando sus problemáticas relacionadas con el espacio y el territorio, se desarrollaron dinámicas de grupo y el equipo canadiense expuso su trabajo con la plataforma Nunaliit entre las comunidades inuit. A partir de la tarde del primer día, los miembros de las comunidades indígenas comenzaron a utilizar la plataforma subiendo los nombres de  pueblos, caminos y accidentes geográficos en lengua pa ipai y kumeyaay; los puntos marcados en el mapa se acompañaron de ligas multimedia a fotografías, dibujos y videos con relatos. Cabe destacar especialmente la participación de niñas, niños y adolescentes así como el entusiasmo por parte de los pueblos originarios de Baja California con respecto a la creación y uso de este tipo de atlas.

Fue muy importante haber aprendido los fundamentos básicos de la plataforma Nunaliit y observado el entusiasmo suscitado por el registro de sus saberes, entre los participantes pa ipai y kumeyaay.  

Esperamos que esta capacitación pueda dar pie a su utilización en otros proyectos, que enriquezcan la documentación del conocimiento indígena mexicano. La experiencia aquí relatada nos permitirá tener disponible la plataforma a través de los servicios Web de CentroGeo y CIESAS, lo cual facilitará a investigadores, profesores, estudiantes y comunidades su utilización en proyectos como los señalados. Les invitamos a acercarse al Laboratorio de Sistemas de Información Geográfica “AntropoSIG” de CIESAS-Ciudad de México para obtener más información al respecto.

 

Captura de pantalla del Atlas Pa Ipai

 

Captura de pantalla del Atlas Kumeyaay

 

Sesión del taller Nunaliit en CIESAS (Ciudad de México)

 

Sesión del taller Nunaliit en CentroGeo (Ciudad de México)

 

Participante kymeyaay en la elaboración del atlas

 

Niña pa ipai dibujando

 

Adolescentes pa ipai dibujando

"Historia de la cartografía: reflexión del pasado e información para el futuro". Carme Montaner y el Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya en la Cátedra Élisée Reclus

Todos los años existen ciertos temas candentes que acaparan los reflectores en la prensa, los noticieros y en la opinión pública. Y no podemos negar que, en este 2017, la independencia de Cataluña ha sido uno de ellos [la geografía en este caso nos ayuda a comprender el conflicto, como así se muestra en el artículo De cómo Cataluña ha encajado en España a través de la historia, publicado en el blog Geografía Infinita].

Esta comunidad autónoma y su geografía fueron precisamente los protagonistas del ciclo de conferencias impartido por la Dra. Carme Montaner, jefa de la Cartoteca del  Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya, que tuvo lugar en el Instituto José María Luis Mora del 16 al 19 de octubre de 2017, en el marco de las actividades de la  Cátedra interinstitucional Élisée Reclus (CIESAS, Instituto Mora, El Colegio de Michoacán y CentroGEO). 

Durante la primera jornada, Montaner expuso su investigación “Los  primeros mapas de la cuenca amazónica peruana. La cartografía de los franciscanos de Santa Rosa de Ocopa”. Esta investigadora llegó hasta el monasterio de Santa Rosa de Ocopa de manera fortuita, en una viaje que tenía la ciudad de un conocido dicho español, Jauja, como destino. Santa Rosa fue fundado a principios del siglo XVIII por los franciscanos como sede de un colegio de misioneros. Allí llegó José Amich Aranda (Barcelona, ca. 1711 – Lima, ca. 1778), un ingeniero cartógrafo militar catalán, después de deponer las armas y tomar los hábitos franciscanos, para convertirse en un cartógrafo pionero dentro de la orden y de su colegio. De su puño salieron algunos de los más bellos mapas encontrados en la biblioteca del convento, los cuales se pueden considerar los primeros mapas de esta región de la Amazonía.

 

Sección de Mapa del río Amazonas y sus afluentes a su paso por Brasil y Perú, lugares fundados y ocupados por misioneros. Demarcado por fray Tomás Alcántara, misionero del colegio de Santa Rosa de Ocopa, 14 de marzo de 1822 
(Real Academia de la Historia, Madrid, Departamento de Cartografía y Artes Gráficas, C-001-103)

 

La segunda jornada nos situó en la ciudad sede del Institut Cartogràfic, Barcelona, para analizar el debate acerca de la introducción de las curvas de nivel en la cartografía realizada por Cuerpo de Ingenieros del ejército francés que anduvo apostado en esta ciudad entre 1823 y 1827. En virtud de los acuerdos firmados por la Santa Alianza -conformada por el Imperio austríaco, el Imperio ruso y el Reino de Prusia-, un ejército llamado los Cien Mil Hijos de San Luis atravesó los Pirineos para apoyar al rey Fernando VII en contra de los liberales y así restablecer el absolutismo en España. En esta coyuntura bélica, se generó una excelente cartografía de Barcelona que incorporaba la novedad de las curvas de nivel para poder planificar adecuadamente los ataques y la defensa del territorio. Se trata de la primera de la región que incorporó en una importante innovación tecnológica este rasgo que hoy se nos hace connatural a los mapas topográficos. Hoy día, ese conjunto de cartas se conserva en el Service Historique de la Défense en Francia, y en la página del  Institut Cartogràfic se puede consultar a través de una aplicación que lo superpone a cartografía y ortofoto modernas. 

 

Plano de Barcelona trazado por el ejército francés entre 1823 y 1827 superpuesto a ortofoto (Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya)

 

El tercer día se puso la mirada sobre las iniciativas privadas que permitieron generar una primera cartografía de calidad de la cordillera de los Pirineos, frontera natural -y también política desde 1659- entre España y Francia. Esta actividad geográfica se desarrolló a finales del siglo XIX y comienzos del XX fundamentalmente de la mano del auge del excursionismo como actividad recreativa por parte de la población que residía en los núcleos urbanos próximos a las montañas, la cual, en Cataluña, estuvo muy vinculada a la generación y afianzamiento de la conciencia nacionalista. 

La conferencia impartida durante la última jornada llevó por título “Mapas para la guerra civil española (1936-1939). La captura de información y los proyectos cartográficos del ejército italiano”. La mayoría de los mapas estudiados por Montaner, quien los integró en el catálogo preparado para una exposición sobre la cartografía de la guerra civil española, se encuentran en el Museo del Ejército del Aire en Madrid. Cuando el bando franquista sufrió una de sus peores derrotas (batalla de Guadalajara, marzo de 1937) los italianos se dieron cuenta de la necesidad de generar mapas que mostraran lo más fielmente posible la topografía española. En las partes tomadas, los ingenieros militares instalaron talleres de cartografía que no requerían de muchos utensilios, a cargo del Istituto Geografico Militare. Produjeron cartografía a escala 1:50 000 y se imprimía, generalmente, en blanco y negro. 

Finalmente, Carme Montaner habló de las bondades de la georreferenciación de mapas históricos y mostró algunos de los ejemplos alojados en el portal de la Cartoteca Digital del Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya, los cuales fueron georreferenciados de manera colaborativa por los usuarios en dos "maratones de georreferenciación" de los materiales disponibles en la Cartoteca. 

Esta interesante dimensión de la representación geográfica también se encuentra presente en el GeoNode de AntropoSIG, donde podemos encontrar dos nuevas capas georreferenciadas: dos planos de la ciudad de Oaxaca, pintados en 1777 y 1803.

La grabación de las conferencias impartidas por Carme Montaner está disponible en la página de Facebook del Instituto Mora.

Bulmaro Sánchez Sandoval y Marta Martín Gabaldón